ssalazar

En agosto nos vemos: una opinión

El libro póstumo de Gabriel García Márquez atrapa y se lee de una sentada, lo que siempre es un buen indicio. Aunque he leído buenos libros en una segunda oportunidad, porque no me conquistaron en la primera, suelo otorgar mayor crédito a los que logran sacarme de todo lo demás porque quiero terminar la historia.

Cuando el presidente se pierde

Uno de los rasgos distintivos del estilo del presidente Gustavo Petro tiene que ver con el laxo manejo del tiempo que, en una agenda pública, tiene consecuencias. Hay un caso reciente que amerita explicación por parte del Gobierno: el presidente viajó con su comitiva a Francia y a última hora se cambió el día de regreso.

Periodismo y responsabilidad

¿Hace bien su trabajo la prensa? Las redes sociales  han permitido una explosión de opiniones que son una oportunidad y también un riesgo para la democracia.

Supermujeres, se vale no hacer nada

Las mujeres trabajan y siguen siendo las mayores responsables del cuidado. Las mujeres aprenden, salen, transforman el mundo, pero muchas, la mayoría, siguen teniendo una doble o triple jornada porque pareciera que ser mujer es tener que dar más, ser más, trabajar más, no parar, no respirar.

Las mujeres que me cuidan

Hoy quiero agradecer a las mujeres que me han cuidado y me siguen cuidando. Gracias a ellas he podido crecer, tener una carrera, criar a una hija, hacer periodismo, escribir y vivir.

LA FRUTA DEL BORRACHERO de Ingrid Rojas Contreras Los niños no están a salvo

Ingrid Rojas Contreras es colombiana, pero su libro La fruta del borrachero fue escrito en inglés. Rojas Contreras es escritora y es también exiliada, su familia emigró a Estados Unidos huyendo de la violencia colombiana cuando ella tenía quince años. La fruta del borrachero se inspira en algunos hechos reales de la vida de su autora y habla de muchos eventos reales de la Colombia de finales de los ochenta y principios de los noventa.

A los pobres les pesa más la inflación

“Todo está caro”, “Todo por las nubes”, “Ya no alcanza para el mercado”, son las frases constantes en el comienzo del año y vienen desde el año pasado. De una u otra manera el golpe de la disparada de precios se siente en todos los hogares, pero de manera crítica en los más pobres.